México: Los precios altos de espectro son un obstáculo para la inclusión digital y el desarrollo de nuevas tecnologías

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México presentó una propuesta para reformar la Ley Federal de Derechos y aumentar el costo de los derechos de uso de este recurso.

El espectro en México es el más caro de América Latina y uno de los más caros del mundo, medido como porcentaje de los ingresos de la industria. Su costo representa cerca del 12% de los ingresos anuales del sector; casi el doble que en Estados Unidos y Alemania. Más del 80% del costo total es derivado de los cánones anuales establecidos en la Ley Federal de Derechos. La necesidad de modificar esta situación, que tiene impacto directo en la inclusión digital, la calidad y la asequibilidad de los servicios móviles, ya ha sido advertida por entidades internacionales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)[1] y la GSMA.

Un estudio realizado por la GSMA en 2019[2] reveló que en los países en desarrollo, los altos costos del espectro desaceleraron el despliegue de las redes 3G y 4G. Para el caso de México, si el precio del espectro hubiese estado en el promedio para América Latina, hoy podría haber 5.5 millones más de mexicanos conectados a redes de 4G y 10 millones a redes 3G. Además, se podría haber incrementado la velocidad de descarga en un 66% (7 Mbps en promedio).

La propuesta de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público de aumentar anualmente los derechos por explotación del espectro genera incertidumbre a una industria que requiere de una inversión de capital intensiva y de largo plazo. En lo inmediato, el encarecimiento de los costos de una banda de cobertura como lo es la de 850 MHz, incluida en la propuesta, podría limitar la extensión de los servicios 3G y 4G a zonas remotas, profundizando la brecha digital. De cara al futuro, inflar artificialmente los precios del espectro podría ralentizar la llegada del 5G, poniendo a México en desventaja para la aceleración de su economía digital.

La importancia de la conectividad nunca ha sido tan clara como hoy, en tiempos de pandemia. Los gobiernos han comprobado que pueden contar con las telecomunicaciones como un aliado estratégico para impulsar la economía y el bienestar social de sus naciones. En este contexto, más que nunca, el espectro –recurso limitado y fundamental de los servicios móviles– no puede concebirse como un instrumento de recaudación. Debe ser visto como una herramienta de inclusión y desarrollo.

Desde la GSMA trabajamos para acercar a las autoridades mexicanas el conocimiento de mejores prácticas internacionales que permitan maximizar los beneficios de una sociedad realmente conectada.

 

Contacto de prensa:
Florencia Bianco
fbianco@gsma.com

[1] La reforma de telecomunicaciones y radiodifusión en México: construyendo sobre los avances, OECD, 2017.

[2] El impacto de los precios del espectro sobre los consumidores, GSMA Intelligence, 2019.