5G, Exposición a Campos Electromagnéticos y Seguridad

Introducción

El debate acerca de los efectos sobre la salud relacionados con la exposición a los campos electromagnéticos (CEM) ha estado presente con cada generación de tecnología móvil. La adopción del 5G y el uso del espectro en bandas milimétricas (mmWave) y las celdas pequeñas ha dado lugar a una mayor atención por parte de los medios y a la circulación de cierta información errónea.

Esta guía práctica explica qué es la tecnología 5G, cómo funcionan estas redes y describe las directrices internacionales en materia de niveles seguros para la exposición a los campos electromagnéticos.

La desinformación en torno a la seguridad de la tecnología 5G también ha ganado espacio en medios y redes sociales. La sección de Preguntas Frecuentes brinda respuestas a algunos interrogantes comunes relacionados con 5G, la salud pública y el medio ambiente.

 

5G, Exposición a Campos Electromagnéticos y Seguridad

¿Qué es 5G?

5G es la próxima generación de tecnología móvil que transformará el rol de la conectividad en la sociedad. Diseñada para facilitar el uso de nuevas aplicaciones a través de velocidades de transmisión de datos de varios gigabits/seg, una baja latencia y una gran fiabilidad, también brindará soporte eficiente una gran cantidad de conexiones, posibilitando el funcionamiento del Internet de las Cosas (IoT).

En términos técnicos, 5G ofrece mayor velocidad de transmisión de datos (hasta 100 veces más rápidas que las redes móviles actuales), y admite acceso prácticamente instantáneo a servicios y aplicaciones, con una latencia de red significativamente menor. Además, aporta la función de partición de red (network slicing) que permite dedicar una parte exclusiva de una red 5G a un servicio en particular.

¿Cómo funciona una red 5G?

Las redes 5G utilizarán una combinación de tecnologías de antena inteligente y celdas pequeñas para enviar señales radioeléctricas donde se necesiten.

El tipo de cobertura que ofrecen las antenas convencionales es comparable al modo en que un reflector ilumina una superficie amplia. Las nuevas antenas son como una linterna que proporciona cobertura solo donde hace falta y reduce las señales que no son necesarias. Las antenas inteligentes aumentan la capacidad y mejoran la eficiencia.

Las redes móviles actuales utilizan celdas pequeñas para ofrecer cobertura o capacidad localizadas y el uso de dichas celdas se incrementará con la tecnología 5G; Estas pueden instalarse en el alumbrado público o en el interior de edificios, donde se registra el 80 % del uso del servicio móvil en los mercados desarrollados.

¿Cuáles son las directrices internacionales en materia de niveles de exposición a señales radioeléctricas y por qué son relevantes?

Publicadas por primera vez en 1998, las directrices de seguridad de la Comisión Internacional sobre la Protección contra la Radiación No Ionizante (ICNIRP, por sus siglas en inglés) establecen límites de exposición a radiofrecuencias de campos electromagnéticos para proteger a los trabajadores y al público. Las tecnologías inalámbricas funcionan de acuerdo con estas pautas o regulaciones nacionales, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce formalmente a esta organización no gubernamental independiente.

Las directrices de la ICNIRP de 1998 forman la base de los límites reglamentarios para antenas y dispositivos de redes móviles en la mayor parte del mundo, y cuentan con el respaldo de la OMS.

En marzo de 2020, las directrices ICNIRP de 1998 fueron actualizadas. La actualización alcanza a todas las frecuencias utilizadas para las comunicaciones móviles, incluidas las frecuencias utilizadas para 5G.

Como parte del proceso de revisión de la ICNIRP, se realizó una evaluación exhaustiva de la evidencia científica disponible sobre CEM y salud. Esta revisión incluyó estudios sobre todo el espectro radioeléctrico, incluidas las frecuencias que se pueden usar para 5G.

La investigación concluyó que los límites de 1998 brindan protección para 5G. Las directrices de 2020 también introducen una guía mejor y más detallada, en particular, para frecuencias superiores a 6 GHz.

La OMS ha concluido que la exposición a los CEM por debajo de los límites recomendados en las directrices de ICNIRP no tiene consecuencia conocida negativa sobre la salud.

ICNIRP recomienda a los países actualizar sus reglamentaciones a las nuevas directrices.

¿Por qué es necesario armonizar los límites de exposición a radiofrecuencias de campos electromagnéticos?

La OMS promueve enfáticamente el uso de estándares internacionales que brinden niveles de protección de la salud iguales o similares a todas las personas, y respalda las directrices de ICNIRP.

La OMS señala que grandes disparidades entre los límites nacionales y los estándares internacionales pueden fomentar la confusión tanto para los reguladores como para los responsables de políticas públicas, aumentar la ansiedad de los ciudadanos, y proporcionar un desafío a los fabricantes y operadores de sistemas de comunicaciones que necesitan adaptar sus productos a cada mercado.

Los límites restrictivos no ofrecen ninguna protección adicional contra los efectos de salud conocidos y no conducen a niveles de exposición más bajos en áreas públicas. Hacen que la implementación de redes móviles sea menos eficiente, dificultan la ubicación conjunta de las antenas y aumentan el número de emplazamientos de antena necesarios.

¿Es segura la tecnología móvil?

Las señales radioeléctricas utilizadas por las tecnologías móviles han sido investigadas ampliamente durante décadas. Las frecuencias utilizadas para dispositivos móviles funcionan de acuerdo con las reglamentaciones nacionales o directrices internacionales de exposición a los campos electromagnéticos, que cubren todas las frecuencias utilizadas y consideradas para un uso futuro para 5G.

En marzo de 2020, ICNIRP declaró que las directrices de 1998 aún brindan protección contra todos los efectos conocidos de la radiación de alta frecuencia en la salud dentro del rango de frecuencia de 100 kHz – 300 GHz (5G está usando frecuencias por debajo de 1 GHz, 1-6 GHz y por encima de 6 GHz). Los límites finales para dispositivos de transmisión de radiofrecuencia, como dispositivos móviles y tabletas, destinados al uso público no se modifican por debajo de 6 GHz. La actualización 2020 proporciona pautas adicionales para frecuencias superiores a 6 GHz. Esta actualización ha sido anticipada por la industria por algún tiempo y existen métodos de prueba para garantizar el cumplimiento de los dispositivos 5G en el mercado. Las agencias de salud pública y los grupos de expertos concluyen consistentemente que las directrices protegen a todas las personas (incluidos los niños) contra todos los riesgos de salud establecidos.

Preguntas Frecuentes

Cada generación de tecnología móvil ha provocado debates en torno a la salud; sin embargo, las señales radioeléctricas utilizadas por los servicios móviles se han estudiado ampliamente durante décadas y la evidencia científica reunida es la base de las directrices internacionales de seguridad.

A pesar de esto, varios mitos sobre la seguridad de la tecnología 5G han ganado cierta tracción en la opinión pública. A continuación, se proporcionan respuestas a algunas de las preguntas comunes que han surgido en medios de comunicación y redes sociales.

¿El 5G puede producir cáncer?

El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), que revisa la evidencia de factores de riesgo para el cáncer, clasifica las señales radioeléctricas en el mismo grupo que la ingesta de vegetales en escabeche (es decir: hay pruebas limitadas de que podrían causar cáncer en humanos). Comer carne procesada cae en una clasificación más alta que las señales radioeléctricas (es decir, hay evidencia más fuerte de que podría causar cáncer en humanos).

ICNIRP dice que las tendencias en las tasas de incidencia de cáncer cerebral no muestran ningún aumento desde que se introdujeron los teléfonos móviles, y concluye que no se han comprobado efectos de las señales radioeléctricas en el cáncer.

La OMS manifiesta que los estudios realizados no indican que las señales de las radio bases aumenten el riesgo de cáncer o cualquier otra enfermedad.

En febrero de 2020, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU., en una revisión de estudios epidemiológicos y en animales de señales radioeléctricas y cáncer, concluyó que:

«Hasta la fecha no hay evidencia consistente o creíble de problemas de salud causados ​​por la exposición a las señales emitidas por los teléfonos celulares o antenas«.

¿Necesitamos más investigación sobre 5G antes de poder afirmar que es seguro para los consumidores?

En las últimas dos décadas, se han realizado –y continúan realizándose- estudios exhaustivos sobre las señales radioeléctricas utilizadas por las tecnologías móviles. La OMS declaró en febrero de 2020 que:

«Hasta la fecha, y después de mucha investigación, ningún efecto adverso para la salud se ha relacionado causalmente con la exposición a tecnologías inalámbricas … Siempre que la exposición general permanezca por debajo de las directrices internacionales, no se anticipan consecuencias para la salud pública«.

Con base en evidencia científica sólida, las directrices internacionales de seguridad incluyen todas las frecuencias bajo consideración para 5G. La GSMA y sus miembros son receptivos y alientan la investigación independiente permanente.

¿El 5G es peligroso para el medio ambiente?

Los mismos límites de exposición que protegen a las personas también protegen el medio ambiente. La agencia gubernamental alemana responsable (Bundesamt für Strahlenschutz) ha declarado que no hay evidencia científicamente confiable de un riesgo para animales y plantas expuestos a señales radioeléctricas dentro o por debajo de los límites de las directrices internacionales. Además, la Oficina de Antenas en los Países Bajos (Antennebureau) también ha refutado las afirmaciones de los teóricos conspirativos que señalan que las pruebas 5G dañaron a las aves.

Asimismo, uno de los objetivos del 5G es una reducción del 90% en el uso de energía. Esto se logrará reduciendo la potencia de los transmisores cuando no están en uso, implementando modos de suspensión y reduciendo la cantidad de emisión de señales necesaria para mantener la conectividad.

Escuché que los niños podrían estar en mayor riesgo. ¿Cómo pueden ser protegidos?

Ha habido muchas revisiones científicas independientes y éstas han concluido consistentemente que las directrices internacionales protegen a todas las personas, incluidos los niños. Sin embargo, actualmente hay pocos estudios específicos para niños y este tema sigue siendo un área de investigación activa. Las directrices internacionales de exposición se han desarrollado sobre la base de parámetros conservadores para proteger a todas las personas.

Las autoridades nacionales de algunos países recomiendan restricciones voluntarias preventivas en el uso de teléfonos y Wi-Fi por parte de los niños más pequeños debido a la preocupación por una posible mayor vulnerabilidad, así como para limitar las exposiciones prolongadas de por vida, por si existiera un riesgo de salud no reconocido. La OMS no recomienda medidas específicas para grupos como niños y mujeres embarazadas.

Los dispositivos móviles están diseñados para reducir automáticamente la energía al nivel más bajo posible para obtener una conexión de calidad. Cuando se usa en áreas de buena recepción, un dispositivo móvil funcionará a una potencia de transmisión más baja.

He leído artículos de redes sociales que vinculan la propagación del COVID-19 con el 5G. ¿Es esto cierto?

No. La OMS afirma que no existe ningún vínculo entre 5G y COVID-19, sobre la base de que los virus no pueden viajar en ondas radioeléctricas y/o redes móviles.

La OMS sostiene que el COVID-19 se transmite a través de gotas respiratorias cuando una persona infectada tose, estornuda o habla.

Las redes móviles 5G no propagan el COVID-19 y la GSMA insta a los gobiernos de todo el mundo a tomar medidas rápidas contra la desinformación, el vandalismo y las amenazas contra las redes móviles.

Ha habido informes que vinculan al 5G con interferencias con el pronóstico meteorológico y sus posibles consecuencias. ¿Es esto correcto?

Los estudios técnicos realizados por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) confirman que el 5G no causará ningún daño a los servicios existentes, incluido el pronóstico del tiempo. Con la separación entre el espectro para el pronóstico meteorológico y el espectro potencial para 5G, así como los límites de potencia razonables respaldados por la mayoría de los gobiernos y la industria móvil, 5G no presenta ningún riesgo para el pronóstico del tiempo.

¿El 5G aumentará mi exposición a CEM?

Puede haber un pequeño aumento localizado en los niveles de exposición cuando se agrega 5G a un emplazamiento existente o cuando se brinda cobertura en un área nueva. Sin embargo, los niveles de exposición total de 5G se mantendrán por debajo, y muy bajos en relación con, los límites de exposición fijados por las directrices internacionales en materia de seguridad. Según los resultados de las mediciones de las redes 5G comerciales y de prueba, los niveles de exposición serán similares a los servicios móviles existentes. Los diseños avanzados de radio bases y las nuevas características tecnológicas que forman parte de 5G proporcionan una mayor capacidad para satisfacer la demanda de los consumidores. Así, se requerirán antenas adicionales y aumentará el número de instalaciones de celdas pequeñas. Sin embargo, todos los sistemas de comunicación móvil están diseñados para minimizar la potencia y reducir la interferencia de los sistemas.

¿Un gran número de celdas pequeñas para 5G significará un aumento en la exposición?

Uno de los objetivos de las implementaciones de 5G es proporcionar velocidades de datos mucho más altas, y el uso de celdas pequeñas proporcionará esta capacidad mejorada. Según los resultados de las pruebas y las redes comerciales 5G, los niveles máximos de exposición esperados serán similares a los servicios móviles existentes y una pequeña fracción de los fijados por las directrices internacionales de exposición.

¿Existen estándares de prueba para dispositivos y redes 5G?

Existe un estándar internacional para la evaluación de redes móviles para todas las frecuencias 5G planificadas.

Muchas implementaciones iniciales de 5G se realizarán en frecuencias similares a las redes móviles 3G/4G existentes, y los mismos valores límite se aplicarán a los dispositivos 5G.

Para los dispositivos 5G que funcionan en bandas de frecuencia más altas que las utilizadas por los dispositivos móviles actuales, se están desarrollando nuevos procedimientos de prueba y se han iniciado actividades de estandarización.

La Comisión Electrotécnica Internacional (IEC, por sus siglas en inglés) ha publicado un informe técnico que proporciona orientación sobre los métodos de prueba actuales. Un estándar técnico internacional final será completado en el 2021.

¿Cómo responden a las peticiones de detener el 5G?

La ciencia mencionada en estas peticiones ya es bien conocida por la comunidad científica internacional y ha sido evaluada por grupos de expertos independientes que concluyen consistentemente que las directrices internacionales protegen al público y el medio ambiente.

*Este texto es una traducción del reporte 5G, EMF Exposure and Safety.

Recursos